La Feria del Arroz de Calasparra

Feria taurina del Arroz
Primer Cartel de Calasparra

La localidad murciana celebra una de las ferias de novilladas más importantes y reconocidas de nuestro país

El origen de la Feria Taurina de Calasparra

En 1990 surge la idea de unir los toros y el arroz, el producto estrella de Calasparra, y así promocionar ambos buscando el beneficio del municipio. El proyecto toma forma entre un grupo de aficionados (que más tarde formarían el Club Taurino), el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arroz de Calasparra, la propiedad de la Plaza de Toros y el Ayuntamiento. De esta forma se celebra la Primera Feria Taurina del Arroz los días 29 y 30 de julio de aquel año, con dos novilladas picadas.

El formato ha ido variando a través de los años, con novilladas y corridas, hasta que en 1998 la Feria se traslada definitivamente a septiembre formada exclusivamente por novilladas picadas y se instaura el premio de la Espiga de Oro al novillero triunfador. En julio continúa celebrándose una tradicional corrida de toros.

Los trofeos: Espiga de Oro y Espiga de Plata

Diseñada por el orfebre Mariano Molina de Alba, la Espiga de Oro consiste en un ramo de espigas de arroz atadas con un lazo de oro apoyadas en cuarzo canadiense y con el escudo de Calasparra. En su primer año de vida el trofeo quedó desierto, hecho que se ha repetido en la última década en los años 2012, 2016 ó 2019. Algunos de los últimos ganadores han sido Javier Jiménez (enlace a bio en todos), Román, Diego Carretero o Adrien Salenc, todos ya matadores y a los que este certamen dio un gran impulso en su día.

En 2005 se crea también la Espiga de Plata, un pequeño ciclo para novilleros sin caballos que se celebró hasta 2014, año en que lo ganó Pablo Aguado.

Afortunadamente en 2019, y condiciendo con el 30 aniversario de la Feria, se recupera y de forma benéfica, destinando lo recaudado a la lucha contar el cáncer. José María Trigueros resulta vencedor.

Una gran feria de novilladas

Calasparra es una de las ferias taurinas más importantes de España, con gran proyección para los novilleros que allí se dan cita (los mejores del escalafón) y un elenco de ganaderías de encastes muy variados que dan muchísimo valor al ciclo.

Desde el año 1999 además se corren encierros cada mañana con los novillos que se lidian por la tarde, lo que atrae aún a mayor público.